Cómo ahorrar en la factura de la luz

A pesar de que en su día te dimos una serie de consejos para ahorrar en la factura de la luz, es posible que todavía sigas preguntándote qué hacer, sobre todo tras las subidas de los últimos meses. Entonces… ¿cómo puedo ahorrar en la factura de la luz? El comparador financiero y de minicréditos con ASNEF WannaCash.es nos lo explica.

Ahorrar en la Factura de Luz

Las claves para ahorrar en tu factura de la luz

El primer paso e indiscutible para pagar menos de luz, es reducir los kilovatios. Este valor va asociado al número máximo de electrodomésticos que puedes usar al mismo tiempo sin que salte el automático o Interruptor de Control de Potencia (ICP). Por lo que si puedes bajarlo, mucho mejor, ya que pagarás menos.

Lo siguiente será comparar los precios que nos ofrecen las distintas compañías eléctricas para elegir la que más nos conviene. Además, esta comparativa la podemos llevarla a cabo sin ningún tipo de compromiso. Y en el caso de cambiar, no te preocupes, porque no te quedarás sin el servicio en ningún momento.

Una vez tengas todo esto al día, tendrás que empezar a llevar a cabo buenas prácticas en tu hogar para pagar menos en tu factura de la luz. Por ejemplo, haciendo lo siguiente:

  • Utiliza los aparatos eléctricos lo mínimo posible: si puedes poner una lavadora a la semana en vez de dos, mucho mejor. Si evitas poner el lavavajillas o la secadora, verás que ahorrarás mucho dinero. En definitiva, usa solo lo que sea imprescindible para así pagar lo mínimo. 
  • Cuidado con las luces: en el caso de que tengas luces LED mucho mejor, ya que te permitirán ahorrar en tu factura de la luz. Sin embargo, si tienes luces que consumen más, evita encenderlas tan frecuentemente o busca alternativas económicas, como una pequeña lámpara. 
  • ¿Calefacción o calefactor?: no todas las viviendas son igual de frías o de calientes, por lo que muchas personas han visto que el hecho de cambiar la calefacción por un pequeño calefactor portátil les permite ahorrar mucho dinero. Son muy baratos y si lo compras de bajo consumo, mejor. 
  • Si tienes termo eléctrico, apágalo: el ahorro apagando el termo eléctrico puede ser muy grande. Al fin y al cabo no se utiliza todo el día y no hace falta que esté siempre calentando el agua. Además, los hay incluso programables.


Teniendo en cuenta esta información tan real y precisa, esperamos que no tengas que seguir preguntándote cómo ahorrar en la factura de la luz. Son pequeños trucos y consejos que te ayudarán, seguro, a pagar lo mínimo posible.

Los tres principios sobre los que se basa el ahorro

Ahorrar

 

Para ahorrar de una forma efectiva se deben equilibrar tres ingredientes básicos que se concretan en los objetivos, la disciplina y la estrategia. A continuación el comparador financiero y de créditos rápidos WannaCash.es te habla sobre los tres principios básicos sobre los que sustentar tu proceso de ahorro:

Disponibilidad

Los márgenes de actuación en cualquier circunstancia de la vida vienen dados por el factor de disponibilidad. Sobre este concepto debe basarse cualquier estrategia de ahorro para que llegue a ser efectiva. Esto se resume en un proceso de concienciación donde la persona que comienza a ahorrar se da cuenta de lo trascendente que resulta tener una base de dinero que pueda cubrir las necesidades e imprevistos que puedan surgir. Si este concepto base se pasa por alto el resultado será una economía pobre y una vida donde reinará la escasez de disponibilidad de oportunidades y posibilidades de actuación ante imprevistos y circunstancias inesperadas. Este principio es la pauta clave dentro del proceso de ahorro del cual se gestan todos los demás. El objetivo principal es generar una situación de disponibilidad para poder hacer frente a una serie de obligaciones financieras.

Constancia

Al margen de la enorme variedad de técnicas y sistemas de ahorro que existen, el ahorro viene determinado por una decisión real y consistente. Esto se traduce no solo en una intencionalidad, sino en la transformación de las ideas en acciones y el ingrediente más importante de todos: la constancia. Aquellas personas que no trabajan sobre la constancia tienen muchas más probabilidades de caer en la tentación de gastar los ahorros antes de tiempo y para cubrir los gastos de un bien o servicio distinto al que en un momento se fijó como meta. Para poder subrayar la constancia dentro de un proceso de ahorro se hace necesario elaborar un plan o estudio. A través de un estudio previo sobre la situación de nuestras finanzas personales se consigue concretar cuáles son los objetivos y, por lo tanto, se generan más oportunidades para continuar el proceso y lograr la meta final.

Multiplicación

El tercer principio es tan importante como el resto. Este se basa en la idea de multiplicación. El objetivo de cualquier proceso de ahorro es obtener un método que nos permita no sólo conservar nuestra riqueza, sino multiplicarla y que el dinero produzca más dinero. Para obtener este sistema se hace necesaria la búsqueda de alternativas de inversión que deriven en un incremento de la riqueza. Para ello es interesante valorar diferentes posibilidades que van desde la creación de alguna actividad comercial o el acceso al mercado financiero para capitalizarlo.